Cómo ser asistente personal para personas con dependencia o discapacidad: funciones, cursos, sueldo y mucho más

Un asistente personal ayuda a las personas con discapacidad en su vida diaria, fomentando su independencia y autodeterminación. El trabajo de un asistente personal es muy valorado ya que permite a las personas con discapacidades tener una vida más independiente y digna.

Cómo ser asistente personal para personas con dependencia o discapacidad

Descubre en este artículo todo sobre cómo ser asistente personal para personas con dependencia o discapacidad: qué es, cuáles son sus funciones, habilidades necesarias, cursos, salarios y mucho más.

¿Qué es un asistente personal para personas con dependencia?

Ser un asistente personal implica trabajar para ayudar a personas con dependencia, discapacidad o diversidad funcional a realizar las actividades cotidianas que les resultan difíciles de hacer por sí mismas. La figura del asistente personal es esencial para fomentar la independencia y el autodeterminación de la persona que se atiende.

Los asistentes personales son profesionales altamente capacitados, capaces de adaptarse a las necesidades cambiantes de la persona que asisten y de brindar apoyo en una amplia variedad de actividades cotidianas, como la higiene personal, alimentación, movilidad, relaciones sociales, educación, formación, trabajo, participación ciudadana, ocio, y más.

La labor del asistente personal es altamente valorada, ya que permite a las personas con discapacidades o diversidad funcional disfrutar de una vida más independiente y plena, manteniendo su dignidad y derechos como ciudadanos en igualdad de condiciones. Además, el trabajo del asistente personal puede ser muy gratificante, al poder ver los resultados directos de su ayuda en la vida de la persona que se asiste.

En definitiva, ser un asistente personal es una profesión noble y crucial para ayudar a las personas con discapacidad o diversidad funcional a llevar una vida independiente, plena y digna, y para fomentar la igualdad de oportunidades y derechos para todas las personas

Funciones de un asistente personal para personas con discapacidad


A continuación, te presentamos un listado de las funciones principales de un asistente personal para personas con dependencia:

1. Apoyo a la higiene y al cuidado personal

Este tipo de apoyo es fundamental para garantizar una buena calidad de vida a la persona usuaria. Implica una variedad de tareas relacionadas con la higiene y el cuidado personal, incluyendo la higiene corporal, el aseo personal, el lavado de dientes, el peinado, el afeitado, la depilación y el vestirse. También puede incluir el uso de productos de higiene personal, como jabones, champús, cremas, etc. Es importante tener en cuenta que, en muchos casos, la persona usuaria puede necesitar apoyo para realizar estas tareas, especialmente si tienen alguna discapacidad o limitación física.

2. Cuidado de la salud

Este tipo de apoyo implica prestar cuidados menores de acuerdo con las prescripciones médicas, como administrar medicamentos, cambiar vendajes o realizar curas. Es importante destacar que, en la mayoría de los casos, se requiere cierta formación o capacitación para realizar estas tareas de manera segura y eficaz. En algunos casos, puede ser necesario contar con un título sanitario específico para prestar este tipo de apoyo.

3. Ayuda para la ingesta de comida

Este tipo de apoyo puede ser fundamental para aquellas personas que tienen dificultades para alimentarse por sí mismas. Incluye tareas como preparar la comida, ayudar a la persona usuaria a comer, limpiar después de las comidas, etc. Es importante tener en cuenta las necesidades y preferencias individuales de la persona usuaria, como sus alergias o intolerancias alimentarias, sus gustos y sus necesidades nutricionales.

4. Movilizaciones

Este tipo de apoyo implica ayudar a la persona usuaria a moverse de un lugar a otro, ya sea en silla de ruedas, andando o en coche. Puede incluir tareas como ayudar a la persona usuaria a levantarse de la cama, sentarse en una silla, caminar, subir escaleras, etc. Es importante tener en cuenta las limitaciones físicas de la persona usuaria y prestar el apoyo de manera segura y adecuada.

5. Limpieza, orden y mantenimiento del hogar

Este tipo de apoyo incluye tareas como limpiar y ordenar el hogar, realizar la limpieza de baños y cocinas, y garantizar que el entorno de la persona usuaria sea seguro y saludable. Es importante tener en cuenta las preferencias de la persona usuaria en cuanto a la limpieza y el orden, así como las condiciones de salud y seguridad del hogar.

6. Lavado del menaje del hogar, lavado y planchado de ropa y apoyo en el uso de electrodomésticos

Este tipo de apoyo incluye tareas como lavar los platos y la ropa, planchar la ropa y ayudar a la persona usuaria a utilizar los electrodomésticos del hogar, como la lavadora, la secadora, el horno, etc. Es importante tener en cuenta las preferencias de la persona usuaria en cuanto al cuidado de la ropa y los objetos personales, así como sus necesidades específicas en cuanto al uso de los electrodomésticos.

7. Preparación y cocción de los alimentos

Este servicio puede incluir la planificación y la compra de alimentos, la preparación de comidas saludables y equilibradas, y la adaptación de la dieta a las necesidades específicas del usuario (por ejemplo, en caso de alergias alimentarias, intolerancias, dietas especiales, etc.). Además, también puede incluir la enseñanza de habilidades culinarias básicas para que el usuario pueda ser más independiente en la cocina.

8. Apoyo en el cuidado de plantas y/o animales

Este servicio puede incluir la ayuda en el cuidado de mascotas y plantas en el hogar del usuario. Esto puede incluir actividades como darles de comer, limpiar sus áreas de vida, cambiar el agua, sacar a pasear a los perros, etc. Además, también se puede ofrecer orientación y apoyo para aquellos usuarios que quieran adoptar mascotas o cultivar plantas en su hogar.

9. Acompañamiento en gestiones cotidianas y desplazamientos

Este servicio puede incluir el acompañamiento en todas aquellas actividades que implican salir de casa, como ir al trabajo, a estudiar, a las visitas médicas, en el banco, etc. Esto puede incluir el transporte y la asistencia en el uso del transporte público, la orientación y la ayuda en la realización de trámites y gestiones, y la compañía y el apoyo emocional durante estas actividades.

10. Apoyo en las compras diarias

Este servicio puede incluir la ayuda en la compra de alimentos, productos de higiene personal, productos de limpieza del hogar y otros productos de uso frecuente. Esto puede incluir la planificación de las compras, la asistencia en la elección de productos, el transporte de las compras y la asistencia en el pago.

11. Acompañamiento en actividades de ocio y viajes

Este servicio puede incluir la compañía y el apoyo en la participación en actividades de ocio y en viajes. Esto puede incluir la planificación de actividades de ocio y viajes, la orientación y la asistencia en el uso del transporte público y la compañía y el apoyo emocional durante estas actividades.

Como asistente personal, proporcionas apoyo en una amplia variedad de tareas cotidianas, como el cuidado personal, la salud, la limpieza del hogar, la preparación de alimentos, el acompañamiento en gestiones cotidianas y mucho más. Tu labor es de vital importancia para fomentar el proyecto de vida de la persona que asistes y para ayudar a garantizar sus derechos como ciudadano en igualdad de condiciones. Ser un asistente personal es una profesión noble y gratificante, que permite mejorar la calidad de vida de quienes lo necesitan.

Habilidades necesarias para ser un buen asistente personal de dependencia


Ser un buen asistente personal de dependencia requiere de un conjunto de habilidades y cualidades, entre las que se incluyen:

  • Empatía y sensibilidad: Es fundamental que un asistente personal sea capaz de comprender las necesidades de la persona que asiste, y de tratarla con respeto, cariño y empatía. Se requiere una gran capacidad de escucha y de ponerse en el lugar del otro para poder entender sus necesidades y deseos.
  • Paciencia y tolerancia: Es posible que tengas que lidiar con situaciones complicadas, como cambios de humor, frustración y dificultades en la comunicación. Por lo tanto, es importante tener una actitud paciente, tolerante y comprensiva para poder ayudar a la persona usuaria de manera efectiva.
  • Flexibilidad: Las necesidades de la persona usuaria pueden variar de un día a otro, por lo que es importante ser flexible y capaz de adaptarse a los cambios. Se requiere una gran capacidad de improvisación y de resolución de problemas para poder satisfacer las necesidades de la persona usuaria en todo momento.
  • Capacidad de comunicación: Es fundamental tener habilidades de comunicación efectivas para poder entender las necesidades de la persona usuaria y para poder transmitir información de manera clara y efectiva. Además, es importante ser capaz de establecer una buena relación con la persona usuaria y con su entorno familiar y social.
  • Conocimientos técnicos y sanitarios: En algunos casos, puede ser necesario contar con cierta formación o capacitación en temas relacionados con la salud y el cuidado personal, como la administración de medicamentos, el cuidado de heridas, el uso de ayudas técnicas y más.
  • Responsabilidad y compromiso: Es fundamental ser responsable y comprometido con tu trabajo, ya que estás ayudando a otra persona a llevar una vida más independiente y plena. Se requiere una gran capacidad de organización y planificación para poder prestar el apoyo de manera efectiva.
  • Respeto por la privacidad y la dignidad: Es importante respetar la privacidad y la dignidad de la persona usuaria en todo momento, y garantizar que se sienta cómoda y segura en su hogar y en su vida diaria.

En resumen, ser un buen asistente personal requiere de una combinación de habilidades técnicas y sociales, así como de una actitud empática, flexible y comprometida con el bienestar de la persona usuaria. Si estás interesado en esta profesión, es importante que te formes y adquieras las habilidades necesarias para prestar un apoyo de calidad y hacer una diferencia positiva en la vida de quienes lo necesitan.

Cómo ser asistente personal para personas con dependencia o discapacidad


Aunque la regulación para ejercer esta ocupación requiere una cualificación sociosanitaria, en la práctica, se puede trabajar como asistente sin tener una formación específica y sin titulación.

Pero si deseas contar con formación las dos opciones que te recomendamos para convertirte en asistente personal son los siguientes:

  • Atención sociosanitaria a personas en el domicilio: El certificado de profesionalidad de Atención Sociosanitaria a personas en el domicilio, con el código SSCS0108, pertenece a la familia profesional de Servicios socioculturales y a la comunidad y tiene un nivel de cualificación profesional de 2. La competencia general de este certificado es ayudar en el ámbito socio-sanitario en el domicilio a personas con necesidades especiales de salud física, psíquica y social, aplicando las estrategias y procedimientos más adecuados para mantener y mejorar su autonomía personal y sus relaciones con el entorno.
  • Atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales: El certificado de profesionalidad de Atención Sociosanitaria a Personas Dependientes en Instituciones Sociales es una cualificación profesional de nivel 2 que se enmarca en la familia profesional de Servicios Socioculturales y a la Comunidad. El objetivo del certificado es formar a profesionales que puedan atender a personas dependientes en el ámbito sociosanitario en instituciones públicas o privadas, tales como centros residenciales o de día.

☝ Busca cursos de atención sociosanitaria aquí

¿Qué formación extra puede beneficiarte en tu carrera como asistente personal para personas con dependencia?

Para ser un asistente personal exitoso, es importante tener una formación adicional que te permita adquirir habilidades y conocimientos específicos para desempeñar adecuadamente las tareas que se requieren en este trabajo. Algunos cursos y formaciones que pueden beneficiarte en tu carrera como asistente personal son:

  • Curso de accesibilidad comunicativa: Esta formación te permitirá aprender diferentes técnicas para comunicarte con personas que tengan discapacidades auditivas o visuales. Algunas de estas técnicas pueden ser la lectura fácil, lengua de signos, Braille, pictogramas, entre otras.
  • Técnicas de movilización: Aprenderás las técnicas necesarias para ayudar a una persona a desplazarse de un lugar a otro, así como el manejo de ayudas técnicas como sillas de ruedas, andadores, entre otros. Por ejemplo puedes ver este curso online y homologado de movilización de enfermos.
  • Curso de ergonomía: En esta formación se aborda el tema de la postura corporal y su relación con la salud. Aprenderás cómo adaptar el entorno para mejorar la ergonomía, lo que resulta de gran importancia en el trabajo como asistente personal para prevenir lesiones musculoesqueléticas.
  • Prevención de riesgos laborales: Esta formación es fundamental para aprender cómo prevenir accidentes y lesiones en el trabajo, así como para aprender a reconocer los riesgos en el entorno laboral. Echa un vistazo a estos cursos sobre prevención de riesgos laborales.
  • Curso de primeros auxilios: Este curso te permitirá adquirir conocimientos sobre cómo actuar en caso de emergencias médicas. Saber cómo actuar en estos casos es fundamental para proporcionar una atención rápida y eficaz a la persona asistida. Como por ejemplo este curso online y homologado sobre primeros auxilios psicológicos.
  • Organización del tiempo y tareas: Esta formación te permitirá aprender técnicas para planificar y organizar tus tareas, priorizar objetivos y establecer un horario efectivo para cumplir con las metas y plazos establecidos.
  • Gestión de conflictos y resolución de problemas: Aprenderás técnicas para identificar y resolver problemas de manera efectiva y para gestionar situaciones de conflicto.
  • Inteligencia emocional: Esta formación te permitirá desarrollar habilidades para comprender y manejar tus propias emociones, así como las emociones de la persona asistida. Esto es fundamental para establecer una relación de trabajo efectiva y agradable.

TE RECOMENDAMOS

Cómo ser auxiliar de geriatría
Carreras de ciencias de la salud con más salida
Ciclos formativos rama sanitaria


¿Te ayudamos a encontrar tu vocación?

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad *

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Alejandro Morales como responsable de esta web. La finalidad de la recogida de estos datos se realiza para responder a tu consulta. Estos datos estarán almacenados en los servidores de Webempresa, situados en la Unión Europea (política de privacidad de Webempresa). Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a moralesmorenoalejandro @ gmail.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.